Saltar al contenido

Receta de croquetas de gambas al ajillo: cómo hacer unas deliciosas croquetas

marzo 15, 2024
croquetas de gambas al ajillo

Las croquetas son un plato popular tanto como aperitivo o como plato principal. Existen muchas variantes de croquetas, pero una de las más deliciosas es la de gambas al ajillo. Estas croquetas se caracterizan por su sabor intenso a ajo y gambas, que seguramente satisfará a los amantes de los sabores marinos. En esta receta, te mostraremos cómo hacer unas croquetas de gambas al ajillo caseras de manera fácil y deliciosa.

I. Ingredientes

Para hacer estas croquetas de gambas al ajillo, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 250 gramos de gambas frescas
  • 4 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 30 gramos de mantequilla
  • 30 gramos de harina
  • 500 ml de leche
  • Pan rallado
  • Sal y pimienta al gusto

Es importante utilizar ingredientes frescos y de calidad para obtener el mejor sabor en nuestras croquetas de gambas al ajillo.

II. Preparación de las gambas al ajillo

A. Pelado de las gambas

Lo primero que debemos hacer es pelar las gambas, reservando las cabezas y las cáscaras para la salsa de ajillo. Para pelar las gambas, sigue estos pasos:

  1. Sujeta la cabeza de la gamba con una mano y tira del cuerpo con la otra. La cabeza debería desprenderse fácilmente.
  2. Con cuidado, retira la cáscara del cuerpo de la gamba.
  3. Después de pelar todas las gambas, asegúrate de quitar la vena negra que se encuentra en el dorso de las gambas para evitar cualquier sabor amargo.

Recuerda que si no estás familiarizado con el pelado de las gambas, puedes buscar tutoriales en línea para asegurarte de hacerlo correctamente y no desperdiciar carne.

B. Preparación de la salsa de ajillo

La salsa de ajillo es lo que le dará un sabor característico a nuestras croquetas de gambas al ajillo. Para hacer la salsa, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • Las cabezas y cáscaras de las gambas que hemos reservado anteriormente
  • 4 dientes de ajo picados finamente
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
Descubre más  Croquetas de espinacas de la abuela: Receta fácil y sabrosa

Para hacer la salsa de ajillo, sigue estos pasos:

  1. En una sartén, calienta el aceite de oliva a fuego medio.
  2. Agrega las cabezas y cáscaras de las gambas y sofríe durante unos minutos hasta que empiecen a desprender aroma.
  3. Agrega los ajos picados y cocina durante unos minutos más, revolviendo constantemente para evitar que se quemen.
  4. Retira las cabezas y cáscaras de las gambas y reserva la salsa de ajillo para más tarde.

III. Elaboración de la masa de las croquetas

A. Preparación de la bechamel

La bechamel es la base de nuestras croquetas y es lo que les dará una textura suave y cremosa. Para hacer la bechamel, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 30 gramos de mantequilla
  • 30 gramos de harina
  • 500 ml de leche

Para hacer la bechamel, sigue estos pasos:

  1. En una sartén, derrite la mantequilla a fuego medio.
  2. Agrega la harina y revuelve constantemente durante unos minutos hasta que la mezcla se vuelva dorada.
  3. Poco a poco, agrega la leche mientras continúas revolviendo para evitar grumos.
  4. Cocina la bechamel a fuego medio-bajo durante unos minutos más, hasta que espese y alcance una textura suave y cremosa.

Asegúrate de revolver constantemente para evitar que la bechamel se queme o se formen grumos.

B. Incorporación de las gambas al ajillo a la bechamel

Ahora es el momento de agregar nuestra salsa de ajillo a la bechamel para darle sabor a nuestras croquetas de gambas al ajillo. Sigue estos pasos:

  1. Agrega la salsa de ajillo a la bechamel y mezcla bien hasta que esté totalmente incorporada.
  2. Agrega sal y pimienta al gusto y mezcla nuevamente.
  3. Deja enfriar la masa de croquetas en el refrigerador durante al menos una hora para que sea más fácil formar las croquetas.
Descubre más  Sopa fría de zanahoria, coco y jengibre: receta deliciosa para refrescar tus sentidos

IV. Formado y fritura de las croquetas

A. Moldado de las croquetas

Una vez que la masa esté completamente fría, podemos comenzar a darle forma a nuestras croquetas. Sigue estos pasos:

  1. Toma una porción de la masa de croquetas y dale forma redonda u ovalada. El tamaño adecuado dependerá de tus preferencias personales.
  2. Pasa cada croqueta por pan rallado, asegurándote de cubrir completamente todas las superficies.

B. Fritura de las croquetas

Para obtener unas croquetas crujientes por fuera y tiernas por dentro, es importante freírlas correctamente. Sigue estos pasos:

  1. En una sartén, calienta aceite a fuego medio-alto.
  2. Cuando el aceite esté caliente, agrega las croquetas y fríelas hasta que estén doradas por todos lados.
  3. Retira las croquetas del aceite y colócalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Recuerda no añadir demasiadas croquetas a la sartén a la vez, ya que esto podría hacer que el aceite se enfríe y las croquetas absorban más aceite de lo deseado.

V. Presentación y servido

Nuestras croquetas de gambas al ajillo están listas para ser servidas. Puedes acompañarlas con una ensalada fresca o una salsa aioli casera para realzar aún más su sabor. Sirve las croquetas calientes y recién hechas para que todos puedan disfrutar de su perfecta textura y sabor.

Conclusión

Con esta receta fácil y deliciosa, puedes hacer unas croquetas de gambas al ajillo que seguramente encantarán a todos. Ya sea como aperitivo o como plato principal, estas croquetas son una opción perfecta para deleitarse con sabores marinos. Anímate a probar esta receta y sorprende a tus invitados o a ti mismo con unas croquetas caseras realmente deliciosas. ¡Buen provecho!