Saltar al contenido

Cómo hacer leche de soja casera: receta y pasos sencillos

abril 17, 2024
proceso de preparacion

La leche de soja casera se ha vuelto cada vez más popular en los últimos tiempos debido a su versatilidad y beneficios para la salud. A diferencia de la leche de vaca tradicional, la leche de soja es una opción vegana y libre de lactosa. Además, al hacerla en casa, podemos controlar los ingredientes y asegurarnos de que no contenga aditivos ni conservantes artificiales.

El consumo de leche de soja casera tiene muchos beneficios tanto para nuestro cuerpo como para el medio ambiente. En cuanto a la salud, es rica en proteínas y nutrientes esenciales como calcio, hierro, vitamina D y ácidos grasos omega-3. Además, contiene fitoquímicos que actúan como antioxidantes y antiinflamatorios, protegiendo nuestro cuerpo de enfermedades crónicas.

Desde un punto de vista ambiental, la producción de leche de soja casera genera menos impacto que la producción de leche de vaca. La agricultura de soja requiere menos recursos y produce menos emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con la cría de vacas para obtener leche. Al elegir hacer nuestra propia leche de soja, estamos contribuyendo a reducir nuestra huella ambiental y promoviendo un estilo de vida más sostenible.

¿Qué es la leche de soja?

La leche de soja es una bebida vegetal elaborada a partir de granos de soja. Es originaria de Asia y se ha utilizado durante siglos en la cocina asiática como ingrediente y como sustituto de la leche de vaca. La leche de soja se puede utilizar de diferentes formas, como en recetas dulces o saladas, para batidos, para cremas, o simplemente como bebida por sí sola.

A diferencia de la leche de vaca, la leche de soja no contiene lactosa, lo que la hace una opción adecuada para personas con intolerancia a la lactosa o alergia a la proteína de la leche. También es una opción popular entre personas que siguen dietas vegetarianas o veganas.

En comparación con otras alternativas lácteas, la leche de soja tiene un perfil nutricional impresionante. Contiene un alto contenido de proteínas de alta calidad, fibra, vitaminas y minerales. Además, es baja en grasas saturadas y no contiene colesterol. Esto la convierte en una opción saludable para aquellos que desean mantener una dieta equilibrada y nutritiva.

Descubre más  Batido de mango y plátano Thermomix: receta deliciosa y fácil | ¡Aprende a hacerla ahora mismo!

Beneficios de la leche de soja casera

La leche de soja casera tiene muchos beneficios para la salud. Al hacerla en casa, podemos asegurarnos de que no contenga aditivos o conservantes artificiales y podemos controlar la calidad de los ingredientes utilizados. Aquí hay algunos beneficios destacados de la leche de soja casera:

  • Alto contenido de proteínas: La leche de soja es una excelente fuente de proteínas vegetales de alta calidad. Las proteínas son esenciales para la estructura y reparación de tejidos, así como para el crecimiento muscular.
  • Rica en nutrientes esenciales: La leche de soja casera contiene una variedad de nutrientes esenciales como calcio, hierro, vitamina D y ácidos grasos omega-3. Estos nutrientes son importantes para el desarrollo óseo, la formación de glóbulos rojos y la salud del sistema inmunológico.
  • Propiedades antioxidantes: La leche de soja contiene fitoquímicos con propiedades antioxidantes, como las isoflavonas, que ayudan a combatir los radicales libres y protegen nuestras células de daños.
  • Propiedades antiinflamatorias: Los fitoquímicos presentes en la leche de soja también tienen propiedades antiinflamatorias, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades crónicas relacionadas con la inflamación, como enfermedades del corazón y diabetes tipo 2.

Pasos para hacer leche de soja casera

Remojo y cocción de los granos de soja

Antes de comenzar a hacer leche de soja casera, es importante remojar los granos de soja durante la noche para ablandarlos y eliminar los antinutrientes. Esto mejora la digestibilidad y aumenta la disponibilidad de nutrientes. Una vez remojados, los granos de soja se cocinan hasta que estén blandos y listos para su procesamiento posterior.

Los pasos para remojar y cocinar los granos de soja son los siguientes:

  1. Pon los granos de soja en un recipiente grande y cúbrelos con agua.
  2. Deja los granos de soja en remojo durante al menos 8 horas o toda la noche.
  3. Después de remojar, enjuaga los granos de soja y desecha el agua del remojo.
  4. Coloca los granos de soja en una olla grande y cúbrelos con agua limpia.
  5. Lleva el agua a ebullición y luego reduce el fuego a fuego lento.
  6. Cocina los granos de soja durante aproximadamente 2-3 horas o hasta que estén bien cocidos y blandos.
  7. Una vez cocidos, retira la olla del fuego y deja que los granos de soja se enfríen.
Descubre más  Descubre el mejor vino de La Rioja, la joya de los viñedos riojanos

Licuado de los granos de soja cocidos

Una vez que los granos de soja estén cocidos y enfriados, es hora de licuarlos para obtener la leche de soja. Puedes usar una licuadora o un procesador de alimentos para este paso. Aquí tienes los pasos a seguir:

  1. Coloca los granos de soja cocidos en una licuadora o procesador de alimentos.
  2. Agrega agua limpia en proporción de 4 partes de agua por 1 parte de granos de soja cocidos. Por ejemplo, si utilizas 1 taza de granos de soja cocidos, agrega 4 tazas de agua.
  3. Procesa los ingredientes durante unos minutos hasta obtener una mezcla suave y homogénea.
  4. Puedes ajustar la cantidad de agua según tus preferencias de consistencia de la leche de soja. Si deseas una leche más espesa, agrega menos agua.

Colado y filtrado de la leche de soja

Una vez que hayas licuado los granos de soja cocidos, es hora de colar y filtrar la leche de soja para eliminar los sólidos y obtener una textura suave. Aquí tienes los pasos a seguir:

  1. Coloca un paño limpio o una bolsa de tela fina sobre un recipiente grande.
  2. Vierte la mezcla de granos de soja licuados en el paño o bolsa de tela.
  3. Exprime suavemente para filtrar la leche de soja y separar los sólidos.
  4. Continúa exprimiendo hasta que obtengas la mayor cantidad de leche de soja posible.
  5. Guarda la leche de soja filtrada en una botella de vidrio o recipiente hermético y refrigérala.

Saborización y endulzado opcional

Una vez que tengas tu leche de soja casera lista, puedes agregarle sabor y endulzarla según tus gustos personales. Aquí hay algunas sugerencias:

  • Puedes agregar una pizca de sal marina o vainilla para resaltar el sabor.
  • Para endulzar la leche de soja, puedes usar miel, jarabe de agave, stevia u otros endulzantes naturales.
  • Recuerda que es importante probar y ajustar el sabor según tus preferencias personales.
Descubre más  ¿Cómo hacer un café estilo Starbucks en casa? - Receta deliciosamente auténtica

Consejos y recomendaciones adicionales

Aquí tienes algunos consejos y recomendaciones adicionales para hacer y almacenar leche de soja casera:

  • Guarda la leche de soja casera en el refrigerador y úsala dentro de los 3-4 días para mantener su frescura.
  • Agita la leche de soja antes de usar, ya que es posible que se separe un poco durante el almacenamiento.
  • Evita congelar la leche de soja, ya que puede afectar su textura y sabor.
  • Experimenta con diferentes proporciones de granos de soja y agua para lograr la consistencia y sabor deseados.
  • Puedes usar los residuos sólidos de la leche de soja (okara) como ingrediente en recetas como panes, galletas o hamburguesas vegetales.

Conclusiones

Hacer leche de soja casera es una alternativa saludable y deliciosa a la leche de vaca. Además de sus beneficios para la salud, la leche de soja casera también es una opción más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Al seguir estos pasos sencillos, puedes disfrutar de todos los beneficios nutricionales de la leche de soja casera y personalizarla según tus preferencias. ¡Anímate a probarla y descubre una nueva forma de disfrutar de una bebida vegetal saludable!