Saltar al contenido

Cómo hacer kombucha en casa: receta fácil y paso a paso

febrero 11, 2024
kombucha casera en proceso

La kombucha es una bebida fermentada que se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años. Originaria de Asia, la kombucha se obtiene mediante la fermentación de té endulzado con un cultivo madre conocido como SCOBY (Symbiotic Culture of Bacteria and Yeast). Esta bebida no solo es refrescante y deliciosa, sino que también ofrece numerosos beneficios para la salud.

¿Qué es la kombucha?

La kombucha tiene una larga historia que se remonta siglos atrás. Se cree que su origen se encuentra en China, donde se utilizaba como una bebida medicinal. La kombucha se produce mediante la fermentación del té endulzado con el cultivo madre SCOBY. El SCOBY está compuesto por una simbiosis de bacterias y levaduras beneficiosas que contribuyen a la fermentación y aportan características únicas a esta bebida.

Beneficios de la kombucha

La kombucha es conocida por sus numerosos beneficios para la salud. Está cargada de probióticos que promueven una flora intestinal saludable y fortalecen el sistema inmunológico. Además, la kombucha es rica en antioxidantes, que ayudan a combatir los radicales libres y protegen al cuerpo contra el daño celular.

Preparación previa

Antes de comenzar a hacer kombucha en casa, es importante realizar una preparación previa. Aquí hay algunos pasos clave que debes seguir:

Paso 1: Elegir el té adecuado

El primer paso es seleccionar el té adecuado. Se recomienda utilizar té negro o té verde, ya que estos tipos de té funcionan mejor para la fermentación de la kombucha.

Paso 2: Adquirir los ingredientes necesarios

Además del té, necesitarás azúcar y agua filtrada. Es importante utilizar azúcar blanca, ya que es el alimento principal para la fermentación de la kombucha.

Descubre más  Descubre qué bebida energética da más energía y aumenta tu vitalidad al máximo

Paso 3: Preparar el cultivo madre o SCOBY

Antes de comenzar a fermentar la kombucha, necesitarás conseguir un cultivo madre o SCOBY. Puedes adquirirlo en tiendas especializadas o incluso obtenerlo de alguien que ya haga kombucha en casa. El cultivo madre es esencial para iniciar el proceso de fermentación.

Paso a paso para hacer kombucha en casa

Paso 1: Preparar el té base

Empieza preparando el té base. Puedes utilizar una variedad de té negro o té verde. Asegúrate de seguir las instrucciones de preparación del té seleccionado. En general, necesitarás 4 tazas de agua caliente y alrededor de 4-6 bolsitas de té.

Paso 2: Agregar el azúcar

Una vez que hayas preparado el té, agrega 1 taza de azúcar y revuelve hasta que se disuelva por completo. El azúcar es esencial para alimentar a las bacterias y levaduras durante el proceso de fermentación.

Paso 3: Enfriar el té

Después de agregar el azúcar, deja enfriar el té a temperatura ambiente. Es importante esperar hasta que el té esté completamente frío antes de agregar el cultivo madre.

Paso 4: Transferir el té a un frasco de vidrio

Una vez que el té esté frío, transfiérelo a un frasco de vidrio limpio y esterilizado. Utiliza un embudo si es necesario para evitar derrames. Es importante utilizar recipientes de vidrio para evitar reacciones no deseadas con otros materiales.

Paso 5: Añadir el cultivo madre

Ahora es el momento de agregar el cultivo madre al frasco de vidrio. Asegúrate de manipularlo con las manos limpias y colócalo suavemente en la parte superior del té. El cultivo madre flotará en la parte superior mientras fermenta la kombucha.

Descubre más  Como se hace la sidra asturiana: receta tradicional y deliciosa

Paso 6: Cubrir el frasco

Cubre el frasco con un paño de algodón o una gasa y sujétalo con una banda elástica. Esto permitirá que la kombucha respire durante el proceso de fermentación.

Paso 7: Fermentación primaria

Deja el frasco en un lugar oscuro a temperatura ambiente durante 7-10 días. Durante este tiempo, la kombucha comenzará a fermentar y se formará una nueva capa de SCOBY en la parte superior del frasco. Puedes probar la kombucha después de 7 días y dejarla fermentar más tiempo si deseas un sabor más fuerte.

Paso 8: Retirar el cultivo madre y reservar

Una vez que la kombucha haya alcanzado el sabor deseado, retira el cultivo madre y resérvalo para futuros lotes. Puedes guardar el SCOBY en un frasco con un poco de kombucha para mantenerlo saludable y activo.

Paso 9: Embotellar y fermentación secundaria

Transfiere la kombucha fermentada a botellas de vidrio y agrega sabores opcionales si lo deseas, como jengibre rallado, frutas u otras hierbas. Sella las botellas herméticamente y déjalas fermentar durante unos días más a temperatura ambiente. Esto permitirá que la kombucha continúe fermentando y desarrollando su sabor característico.

Paso 10: Refrigerar y disfrutar

Finalmente, coloca las botellas en el refrigerador para enfriarlas. La kombucha estará lista para ser disfrutada después de unas horas de enfriamiento en el refrigerador. Sirve fría y disfruta de tu kombucha casera.

Cuidados y consejos adicionales

Al hacer kombucha en casa, es importante seguir algunas pautas para garantizar un proceso exitoso y seguro:

– Mantén un ambiente limpio y estéril durante todo el proceso para evitar la contaminación.
– Siempre lava tus manos antes de manipular el cultivo madre o la kombucha fermentada.
– Si observas signos de moho u otros problemas, desecha el lote y comienza de nuevo con un cultivo madre y equipo frescos.
– Almacena la kombucha en el refrigerador para mantenerla fresca y prevenir una fermentación adicional no deseada.

Descubre más  Diferencia entre el cava y el champagne: descubre las 5 principales