Saltar al contenido

Descubre cómo freír alitas de pollo para que queden crujientes: la mejor receta

marzo 15, 2024
alitas de pollo crujientes

Las alitas de pollo son uno de los platillos más populares en todo el mundo. Su combinación de carne jugosa y crujiente textura las hace irresistibles para muchos. Sin embargo, lograr que las alitas de pollo queden crujientes al freírlas puede ser todo un desafío. En este artículo, te mostraremos la mejor receta para conseguir unas alitas de pollo deliciosamente crujientes en cada bocado.

Paso 1: Preparar las alitas de pollo

Un paso crucial para obtener alitas de pollo crujientes es prepararlas adecuadamente antes de la cocción. Comienza por limpiar las alitas, retirando cualquier exceso de grasa o plumas. A continuación, corta las alitas en dos partes, separando la parte del muslo de la parte del ala.

Una vez limpias y cortadas, es hora de sazonar las alitas. Puedes utilizar una mezcla de especias de tu elección, como sal, pimienta, ajo en polvo y pimentón. Asegúrate de cubrir todas las superficies de las alitas con el sazonador y déjalas reposar durante al menos 30 minutos para que los sabores se mezclen.

Paso 2: Preparar la mezcla para rebozar

El siguiente paso es preparar la mezcla de rebozado que dará a las alitas su característica textura crujiente. Necesitarás harina, pan rallado y especias adicionales para darle sabor. Mezcla estos ingredientes en un recipiente hasta obtener una mezcla homogénea.

Si lo prefieres, puedes agregar otros ingredientes a la mezcla para darle un toque extra de sabor. Por ejemplo, puedes incorporar queso parmesano rallado, hojuelas de chile para un toque picante o hierbas frescas como el perejil o el cilantro.

Paso 3: Preparar el aceite y el equipo necesario

Para freír las alitas de pollo, es importante utilizar el tipo correcto de aceite. El aceite de girasol o el aceite de cacahuete son excelentes opciones debido a su alto punto de humo, lo que significa que pueden calentarse a temperaturas más altas sin quemarse. Calienta suficiente aceite en una freidora o en una sartén profunda hasta alcanzar una temperatura de alrededor de 180°C (350°F).

Descubre más  Espaguetis con ajo y guindilla Arguiñano: La receta al estilo del famoso chef

Asegúrate de utilizar un termómetro de cocina para verificar la temperatura del aceite y ten en cuenta que es importante mantenerla constante durante la fritura.

Paso 4: Sumergir y freír las alitas de pollo

Llegamos al paso clave para conseguir unas alitas de pollo crujientes: sumergirlas en la mezcla de rebozado y freírlas en el aceite caliente. Para hacerlo, coloca las alitas de pollo, una por una, en la mezcla de rebozado y asegúrate de que estén completamente cubiertas por todos lados.

Luego, con cuidado, coloca las alitas de pollo en el aceite caliente, asegurándote de no sobrecargar la superficie de cocción. Esto permitirá que las alitas se frían de manera uniforme y conserven su textura crujiente. Cocina las alitas durante aproximadamente 10-12 minutos, volteándolas ocasionalmente para asegurarte de que se cocinen de manera pareja por todos lados.

Paso 5: Retirar y escurrir las alitas de pollo

Una vez que las alitas estén doradas y crujientes, retíralas del aceite caliente con unas pinzas o una espumadera. Colócalas en una rejilla o sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.

Paso 6: Servir y disfrutar

Finalmente, llegamos al momento más esperado: ¡disfrutar de las alitas de pollo crujientes! Puedes servirlas tal cual, con tu salsa favorita para mojar, como la salsa barbacoa, la salsa buffalo o una salsa de queso azul. También puedes acompañarlas con bastones de apio y zanahoria para añadir un toque refrescante y crujiente a tu plato.

Recuerda que la presentación también es importante. Coloca las alitas de pollo en un plato adecuado y espolvoréalas con un poco de perejil fresco picado para darles un toque final de color y aroma.

Descubre más  Cómo preparar la torta de banano - La mejor receta para disfrutar de esta delicia en casa

Consejos adicionales para obtener alitas de pollo crujientes perfectas

  • Si prefieres una opción más saludable, puedes hornear las alitas de pollo en lugar de freírlas. Para hacerlo, coloca las alitas en una bandeja para hornear previamente engrasada y hornea a 200°C (400°F) durante aproximadamente 40 minutos, o hasta que estén doradas y crujientes.
  • Si quieres añadir un toque extra de sabor, prueba a marinar las alitas de pollo en una mezcla de salsa de soja, miel y ajo durante algunas horas antes de seguir los pasos de esta receta.
  • Experimenta con diferentes especias y condimentos para personalizar el sabor de tus alitas de pollo. Prueba condimentos como el comino, el curry, el orégano o el romero, y encuentra tu combinación de sabores favorita.

Conclusión

Con esta receta y los consejos adicionales que hemos compartido, estás listo para disfrutar de unas alitas de pollo crujientes y deliciosas en cualquier ocasión. Sigue los pasos detallados, personaliza la receta según tus gustos y sorprende a tus invitados con unas alitas de pollo que les harán pedir más. ¡Buen provecho!